mundo de sensaciones

Una espalda sana: Los 4 mejores consejos para las tareas de la casa

¡Mejora tu ergonomía con los siguientes 4 sencillos y eficaces consejos para la vida diaria!
Salud
Un mal movimiento: el lumbago o un disco desplazado puede dejarte fuera de acción. Los problemas de espalda se han convertido en un problema diario para muchas personas. La falta de ejercicio y de entrenamiento de la espalda o una mala postura al hacer las tareas del hogar pueden debilitar de forma permanente tu columna. ¡Mejora tu ergonomía con los siguientes 4 sencillos y eficaces consejos para la vida diaria!

Estirarse al limpiar las ventanas, pasar la fregona limpiando las baldosas del suelo, o atrapar el polvo de los rincones mientras se aspira: las faenas cotidianas de la casa requieren un alto grado de movilidad. Puedes protegerte de un disco desplazado o de una lumbalgia entrenando tu espalda. Si los músculos de tu espalda no son lo suficientemente fuertes, todos los movimientos tienen que ser ergonómicos al realizar las tareas del hogar. Al inclinarte o girarte sin cuidado, puedes lesionarte la columna y corres el riesgo de tener problemas de espalda.

Levantarse e inclinarse correctamente: movimientos conscientes y controlados

Estirarse al limpiar las ventanas, pasar la fregona limpiando las baldosas del suelo, o atrapar el polvo de los rincones mientras se aspira: las faenas cotidianas de la casa requieren un alto grado de movilidad. Puedes protegerte de un disco desplazado o de una lumbalgia entrenando tu espalda. Si los músculos de tu espalda no son lo suficientemente fuertes, todos los movimientos tienen que ser ergonómicos al realizar las tareas del hogar. Al inclinarte o girarte sin cuidado, puedes lesionarte la columna y corres el riesgo de tener problemas de espalda.

1. Levantar objetos del suelo o limpiar los rincones

¡Apóyate siempre en tus rodillas! Utiliza las rodillas al limpiar: coloca bien los pies, pon una mano sobre la pierna que tienes adelantada, mantén tu espalda recta y dobla tus rodillas en lugar de tu columna para llegar más abajo.

2. Transportar objetos pesados: por ejemplo cajas llenas de bebidas o cubos de fregar

Lo más importante es elevar correctamente los pesos: colócate junto al objeto, agáchate usando tus rodillas, inclínate hacia delante con la espalda recta en postura vertical, mueve tus nalgas hacia atrás. Fuerza tu ombligo hacia la columna, tensa el suelo pélvico, entonces estira tus rodillas y levanta el objeto. Transporta el objeto con una postura recta, pegado a tu cuerpo y a la altura de la pelvis. Evita curvar la espalda. No intentes girar a lo loco el torso, gira todo el cuerpo cambiando la posición de tus pies sobre el suelo. 

3. Utilizar electrodomésticos: ten presente la ergonomía

No todos los electrodomésticos son buenos para tu espalda. Las aspiradoras como  Kobold VK200 de tipo escoba son fáciles de usar con la espalda recta, gracias a su Tubo Telescópico y a su pulsador de control para la altura de la empuñadura. 

4. Limpia correctamente cualquier superficie

¡si es posible, ajusta las superficies de trabajo de la cocina a tu altura! Al realizar la limpieza de superficies diversas, no sólo es importante mantenerse recto, sino también cuidar la posición de los pies. Puedes proteger tu espalda colocándote de pie delante de un mueble y limpiándolo mediante movimientos pequeños, sin inclinarte hacia la derecha o la izquierda. 

Presta atención: a veces, el dolor de espalda puede ser en realidad dolor de riñones. Los riñones se encuentran detrás de la columna, en el lado derecho e izquierdo. Un rasgo característico importante: el dolor de riñones no depende de los movimientos corporales, sólo ocurre algunas veces y puede provocar un dolor leve. 

Reserva ya tu demo