mundo de sensaciones

El enemigo de mi hogar: donde los alérgenos acechan

El polen, el pelo de las mascotas y el polvo doméstico pueden hacerles a los alérgicos la vida realmente difícil.
Salud
El polen, el pelo de las mascotas y el polvo doméstico pueden hacerles a los alérgicos la vida realmente difícil. Los desencadenantes de estos molestos síntomas se encuentran en el aire (y se esconden precisamente en los lugares en los que nos gusta pasar la mayor parte del tiempo, por ejemplo en la cama.)  Una aspiradora con filtro, fundas para los colchones y una ventilación adecuada, pueden ayudar a que tu hogar vuelva a ser de nuevo un lugar confortable. ¡Con un mínimo esfuerzo, grandes resultados! 

De todos los sitios, los lugares íntimos y cómodos como el dormitorio, la cama, el sofá, son comprometidos para los que sufren de alergia. Ahí es exactamente donde se acumulan los alérgenos que causan esos molestos síntomas a los alérgicos al polvo doméstico, al pelo de las mascotas y al polen. Por eso es tan importante mantener las habitaciones y los muebles sin polvo, y como consecuencia, sin alérgenos. La buena noticia: el esfuerzo es pequeño y el resultado magnífico cuando se usa una aspiradora con filtro que absorbe los alérgenos y los retiene de forma segura en la bolsa. Aquí, el Sistema de Limpieza Kobold de Vorwerk, con su excelente sistema de filtros, resulta imprescindible. Obtuvo el sello TÜV "adecuada para alérgicos".

Donde los ácaros se ponen realmente cómodos


El peligro reside en la cama, en esos blanditos cojines, en su sillón favorito: ácaros. Estos pequeños insectos no son visibles a simple vista, pero campan a sus anchas allí donde a nosotros nos gusta pasar la mayor parte del tiempo. Se pueden encontrar donde las condiciones son perfectas para ellos: en los colchones. Aquí es donde la alta humedad y el calor les permite nutrirse de células epiteliales y de moho. Las fundas especiales, denominadas "antiácaros" protegen los colchones de estos arácnidos. 

Las heces de los ácaros son veneno para el tracto respiratorio de las personas sensibles: las heces se rompen en pequeños trocitos que son atrapados por el polvo y son respirados.

Por lo que deberías aspirar y fregar tu dormitorio con frecuencia. Deberías evitar tener estanterías abiertas, plantas y otros objetos que atraen el polvo, en el caso de que seas una persona alérgica. Las alfombras deberían ser de pelo corto. Para la fiebre del heno y los alérgicos al pelo de animal, recomendamos: aspirar con frecuencia con una aspiradora adecuada para alérgicos y después fregar los suelos para ayudar a reducir la cantidad de alérgenos en casa. Además, ¡no dejes nunca a tu mascota entrar en tu dormitorio! El pelo de las mascotas hay que quitarlo de las tapicerías y de los muebles con una aspiradora.

Consejos para un ambiente ideal

A los ácaros les encantan las condiciones de humedad. Esto significa que si sufres de alergia, deberías mantener la humedad en tu hogar tan baja como sea posible, entre el 45 y el 55 por ciento. Una pequeña ventilación de las habitaciones tres veces al día y calefacción suficiente debería echar a perder su clima favorito. La temperatura ideal de los dormitorios se encuentra entre 18 y 20ºC. Si sufres fiebre del heno, una buena ventilación es fundamental: la concentración de polen en la ciudad es menor por la mañana; en el campo lo es al atardecer. Una red de protección especial para la ventana puede ayudar a prevenir la entrada de polen en las habitaciones.

...¿o se trata de una intolerancia a la histamina?


Por cierto, los síntomas típicos de asma o catarro que sufren los alérgicos al polen, al polvo doméstico o al pelo de las mascotas, también pueden esconder una intolerancia a la histamina. Las personas que no asimilan bien en el intestino la histamina pueden reaccionar mal al ingerir queso curado, vino o chocolate. Más posibles síntomas son cansancio después de comer y problemas digestivos, como dolor de estómago, hinchazón, diarrea, náuseas y vómitos. 

Reserva ya tu demo